Reino Unido, pésimo ejemplo de gestión del COVID-19

Reino Unido supera las 40.000 muertes por Covid-19, según la oficina de estadística

La cifra es considerablemente más elevada que la facilitada por el propio Gobierno británico (32.065)

Reino Unido supera las 40.000 muertes por Covid-19, según la oficina de estadística

Las muertes por coronavirus en Reino Unido podrían ascender a 40.011, según los datos semanales de la Oficina Nacional de Estadística (ONS), a partir de los certificados de defunción e incluyendo los fallecidos en las residencias y en sus hogares desde al arranque de la epidemia. La cifra es considerablemente más elevada que la facilitada por el propio Gobierno británico (32.065), a partir de datos de muertes hospitalarias de la Secretaría de Salud, que incorporó los fallecimientos en las residencias hace tan solo dos semanas.

Reino Unido sigue siendo en cualquier caso el primer país en número de muertes en Europa, en comparación con Italia (30.739), España (26.744) y Francia (26.604), según la Universidad norteamericana Johns Hopkins (que sin embargo no siempre incluye las muertes en las residencias o en los hogares).

Pese a la elevada mortalidad, la ONS aprecia que el número de víctimas ha bajado en Londres (considerado el “epicentro” de la pandemia) y que el número de fallecimientos en las residencias ha bajado de 2.379 a 1.503 en la últimas semana. Los dos mayores operadores de residencias privadas, HC-One y MHA, confirmaron a ‘The Guardian’ que el “pico” de fallecimientos se produjo ente el 19 y el 22 de abril.

REBELIÓN GALES, ESCOCIA E IRLANDA DEL NORTE

La tragedia invisible de las residencias, muy similar a la experimentada en otros países europeos, ha prolongado la situación de emergencia en Reino Unido, que sin embargo fue capaz de evitar el desbordamiento del Servicio Nacional de Salud (NHS) y no se vio obligado a utilizar apenas los cuatro hospitales de campaña.

Las más 40.000 muertes han tenido sin embargo un peso psicológico entre los británicos, que el miércoles se disponen a dar los “primeros pasos” anunciados por Boris Johnson para relajar el confinamiento. El primer ministro ha dado luz verde a los británicos para realizar ejercicio físico ilimitadamente en los parques y ha incitado a quienes no puedan trabajar desde casa a que vuelvan a sus puestos.

El cambio del lema oficial -de ‘Quedaos en casa’ a ‘Estad alerta’- ha provocado la rebelión en Escocia, Gales e Irlanda del Norte, que han preferido ser más cautos que Inglaterra y prolongar aún el confinamiento hasta nuevo aviso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *