José Obdulio Gaviria:”Me halagan los insultos de Iván Cepeda”

EL COVID-19 VISTO Y ANALIZADO DESDE COLOMBIA

ENTREVISTA A JOSE OBDULIO GAVIRIA

“Duque ha seguido en su política frente al covid-19 el consejo de los expertos y técnicos sanitarios”

“Colombia se enfrentará tras la pandemia a la crisis económica más grave de su historia”

“Iván Cepeda, en connivencia y complicidad con el presidente Santos, es quien ha permitido la impunidad de las FARC”

“El verdadero objetivo de la izquierda colombiana es el establecimiento de un régimen parecido al que estableció Hugo Chávez en Venezuela en 1999”

“La solidaridad hacia los más vulnerables será fundamental el día después de la derrota de esta pandemia”

El hombre que siempre ha estado a la sombra de Uribe, bien sea para asesorarle, informarle o animarle en los peores momentos, analiza ahora el impacto que puede tener la crisis del covid-19 en Colombia. Sin dejar de lado la política colombiana, José Obdulio arremete contra el senador izquierdista Iván Cepeda, que recientemente lo vituperó,  cuyos insultos los considera un honor. Hombre controvertido, buen conversador, siempre polémico y retador en sus opiniones, nadie puede negar su destreza política y la capacidad de análisis de Gaviria. Con  la suficiente sagacidad para sobrevivir en un mundo a veces turbio y siniestro y olfato para intuir los peligros que se avecinan, su carácter está medio camino entre  florentino y avispado, conteniendo muchas dosis del paisa de siempre y un fino colmillo de lobo. Su personalidad, desde luego, no deja indiferente a nadie.

por Ricardo Angoso

Ricardo Angoso:Vistos los casos del covid-19 en Colombia y el aumento de los mismos, ¿crees que ha habido una estrategia fallida por parte de la administración de Iván Duque en la gestión de la crisis?

José Obdulio Gaviria: Lo primero no había ni una receta ni una fórmula infalible para hacer frente a esta nueva amenaza de origen desconocido. El gobierno simplemente ha seguido las recomendaciones y los consejos que le daban los expertos y científicos ligados al Ministerio de Salud con respecto al control de los contagios. Yo creo que ahora Colombia, como ha pasado en otros países, se encuentra  en el pico de casos y solamente al final veremos el balance de casos y fallecidos a causa de la pandemia, pero como le digo la política del presidente Duque ha sido la que los técnicos en salud y los científicos le han recomendado. Creo que estamos en estos momentos en la cúspide de la pandemia y esperemos a que los casos ya se estabilicen o bajen.

R.A.: El problema radica en que no se ve luz al final de túnel y se asisten a numerosos nuevos brotes en Italia, España y Reino Unido, por citar solo algunos países, ¿cómo se percibe desde Colombia esta situación tan crítica?

J.O.G.:Mire lo que ha revelado esta crisis es que no hay muchas certezas a la hora de hacer frente a una pandemia de estas características, moviéndonos entre la literatura de anteriores crisis parecidas y la intuición, y a veces uno tiene la impresión que vamos dando tumbos y, como se dice vulgarmente, dando palos de ciego.

R.A.:¿Cómo podremos hacer frente a la amenaza económica y social que se nos viene encima derivada de la pandemia?

J.O.G.:El gobierno de Duque acaba de presentar un presupuesto para la Nación con una gran vocación empresarial y volcado en al productividad, en la incentivación de la economía y en la inversión en grandes obras físicas e infraestructuras. También ese presupuesto cuenta con un gran apoyo a la agricultura y a la minería con el fin de poder reactivar una economía que va a tener los peores indicadores de toda la historia. Casi todos los indicadores económicos serán muy negativos y el desempleo es casi seguro que pasará el 20%, una cifra histórica para el país y que revela la profundidad de la crisis que estamos atravesando. Esta situación, además, se ha dado cuando el país mostraba hasta marzo unos indicadores económicos muy positivos que hacían prever un buen año económico, algo que se ha truncado debido al covid-19. Nosotros esperábamos antes de esta crisis superar el 3% de crecimiento, muy cerca del 4%, pero ahora los cálculos más optimistas esperan un crecimiento negativo del 5,5% si no es mayor debido a la pandemia. Por tanto, creo que el Estado colombiano tiene que ser innovador y audaz en esta crisis y creo que así lo está haciendo el presidente Duque. 

COLOMBIA, CLARA CRISIS EN TODOS LOS ORDENES DE LA VIDA

R.A.:¿No tienes la impresión que el trabajo de muchos años en turismo, inversión extranjera y cambio de la imagen del país se ha perdido de golpe por culpa de esta pandemia?

J.O.G.:Efectivamente, el sector relacionado con el turismo atraviesa una grave crisis, eso es innegable, y habrá que intentar reactivarlo lo más rápidamente posible porque era un sector en la economía nacional que ya tenía un peso muy fuerte en el Producto Interior Bruto (PIB) del país. No será una tarea fácil pero habrá que trabajar en esa dirección con la ayuda del gobierno nacional y también de la empresa privada, será un proceso largo pero no creo que imposible.

R.A.:¿Piensas, como dicen muchos, que esta crisis va a marcar un antes y un después en la historia de la humanidad?

J.O.G.: Yo creo que la tecnología, incluyendo el teletrabajo, que estaban ahí, ahora se han catapultado y pasan a ser parte de la vida cotidiana de la gente, de su rutina diaria en definitiva para millones de seres humanos. Creo que la tecnología de las comunicaciones ha desplazado a otros sectores, como la industria automotriz, la de la movilidad, habiéndose trasladado los centros de trabajo para el teletrabajo, de la oficina a las casas. Es un cambio radical. claro, está. Esta crisis ha acelerado muchas de las tendencias que ya pronosticaban los expertos en nuevas tecnologías y ahora se están cumpliendo esas “profecías” a causa de la pandemia. Hasta el tratamiento de la muerte de las personas también ha cambiado y se ha abandonado, superado diría, ese acompañamiento a nuestros seres queridos, por una simple llamada. Es decir, esta crisis está cambiando nuestros comportamientos sociales y hábitos por otros de una forma tan rápida que casi no nos estamos dando cuenta. Casi se podría decir que es una revolución, en cierta manera.

R.A.:¿No sé si piensas que esta crisis también generará conflictos sociales y económicos debido a que habrá más desigualdades y pobreza?

J.O.G.: Creo que debemos de empeñarnos con más ahínco en la solidaridad y sacrificar una buena parte de nuestros recursos para hacer frente al desempleo que ya nos amenaza y que seguramente crecerá en los próximos meses. Tenemos que ayudar a los más vulnerables, incluso con subsidios alimentarios, pero sin caer en la tentación de repetir los errores de los nefastos regímenes de Cuba y Venezuela, que a base de subsidiar a casi toda la población ahogaron a la iniciativa privada. 

R.A.:Te has visto inmerso en una campaña de descalificaciones y acusaciones por parte del senador Iván Cepeda, ¿a qué se deben?

J.O.G.: No son acusaciones, son insultos, todo hay que decirlo, pero viniendo de Cepeda las considero un elogio. El vituperio que puede venir de una persona como Cepeda es casi un honor. Cepeda, en connivencia y complicidad con el presidente Santos, es quien ha permitido la impunidad de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), una organización terrorista, y podemos decir, claramente, su puesta en escena en la política colombiana sin haber respondido por sus crímenes. Han permitido que la mayor organización criminal del mundo, el mayor cartel de narcotráfico de toda la historia, hoy cuente con diez congresistas. Este grupo, perseguido hasta por la justicia norteamericana, fue ayudado por Cepeda para evadir la justicia a través de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) y con otros recursos, permitiendo, por ejemplo, la huida del capo de la droga y terrorista Jesús Santrich. 

El marxismo tiene como fin la destrucción del sistema capitalista utilizando la violencia, tal como han repetido siempre en su literatura desde del siglo XIX, y esa doctrina fue absolutamente derrotada en el siglo XX y después en el XXI, provocando un cambio en la estrategia de los marxistas que se introducen en el sistema y comienzan a utilizar la vía electoral y política para hacerse con el poder. Así se llega al acuerdo con las FARC, que es parte de esa estrategia, y se les dota a estos terroristas de legitimidad política y de la total impunidad con respecto a sus crímenes del pasado. Es la combinación de todas las formas de lucha de la que hablan los marxistas. De esta forma, las FARC han seguido inmersas en el narcotráfico y, al mismo tiempo, utilizando la vía jurídica, han pretendido cuestionar a varios sectores prominentes de la institucionalidad colombiana, como yendo contra las Fuerzas Armadas, intentando generar que no asciendan algunos de sus miembros a generales. También esa estrategia incluyó la persecución sistemática a hombres que han sido referentes democráticos no solamente en Colombia, sino en toda América Latina, como el presidente Alvaro Uribe Vélez, utilizando incluso a magistrados de las altas cortes para destruir su reputación. Pero han ido más allá y pretenden, usando la memoria historia, reescribir la historia de Colombia en beneficio propio, presentando lo que no fue más que el intento de la toma de poder por parte de un pequeño grupo terrorista como un episodio de un conflicto en el que parecen que eran unos meros actores sin hechos deplorables a sus espaldas, obviando el reclutamiento forzado de menores, la violación sistemática de niñas en las filas de las FARC, el aborto obligado de muchas jóvenes, los cobardes fusilamientos, los miles secuestros para financiar la estructura criminal y muchos miles de delitos más que sería interminable enumerar. Por lo tanto, esa es mi lucha contra Cepeda y no hay ninguna acusación por su parte que se sustente con bases sólidas. Nos acusa de enemigos de la paz cuando nosotros mantenemos un discurso simplemente basado en el sentido común y en el análisis de los hechos pasados.

R.A.:¿Qué escenario prevés para las elecciones del 2022 y quién podría ser el candidato a la presidencia por el Centro Democrático?

J.O.G.:La izquierda, y más concretamente el Socialismo del Siglo XXI, ha dado los zarpazos en diversos países latinoamericanos para hacerse con el poder a través del Foro de Sao Paulo, algo que ha conseguido en Ecuador, Venezuela, Bolivia, Uruguay, Argentina y Brasil, pero que nunca lo consiguió en Colombia, la joya de la corona para ellos que complementaría con Venezuela el proyecto bolivariano. Así como existe ese proyecto de la izquierda, acompañado por varios tontos útiles de algunos partidos democráticos, y con la ayuda internacional del denominado Grupo de Puebla, nosotros en Colombia debemos ser conscientes de la gravedad del asunto y que el verdadero objetivo de la izquierda colombiana es el establecimiento de un régimen parecido al que estableció Hugo Chávez en Venezuela en 1999.Esta izquierda no se arrepiente de nada y consideran que el régimen venezolano está consiguiendo las metas que ellos perseguían en su momento. Persiguen, supuestamente, la igualdad entre comillas, que viene a ser algo así como la igualdad en la miseria, es decir, la pobreza para todos. Ojalá los colombianos sepamos enfrentar ese verdadero peligro latinoamericano y que tiene en la diana a Colombia, que es un objetivo de vieja data en su proyecto de aniquilación de la democracia. Creo que en Colombia debemos de unirnos todas las fuerzas y hombres que luchamos por la libertad para defender la democracia no solamente en nuestro país, sino en toda América porque lo que está en juego es muy importante.

LA ENTREVISTA EN YOUTUBE.COM:https://www.youtube.com/watch?v=aMWL29wdBnk&t=9s

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *