La revista Legio recoge nuestra pésima retirada de Kosovo

España pone fin a su misión en Kosovo y la OTAN critica la medida
España no podía seguir apoyando a un narcoestado terrorista que no reconoce.
Que siga el ejemplo y salgamos de Afganistán. La OTAN no puede imponernos la política exterior norteamerica

La ministra de Defensa, Carme Chacón, ha anunciado en su primera y probablemente última visita a Kosovo la retirada de los 632 militares españoles desplegados allí, un país no reconocido por España. "La misión está cumplida. Es hora de volver a casa", ha dicho Chacón desde la Base España, en la localidad de Istok.

Chacón ha explicado que el regreso a casa de los soldados se hará de forma "escalonada" y "en coordinación con nuestros aliados". En este sentido, y "la intención es que se haga antes de que finalice el verano". "Los objetivos de la misión están cumplidos, habéis traído paz y estabilidad a esta parte del mundo", ha afirmado la ministra en un discurso ante las tropas.
Precisamente, en 2009 se cumplen 10 años desde que España se desplegara en misión de paz, tras los bombardeos de la OTAN en Serbia. Desde entonces, nueve soldados han perdido la vida. Los militares españoles están encuadrados en la misión KFOR, en la que están implicados 37 países, de los que 25 pertenecen a la OTAN, y tiene como misión garantizar un entorno seguro que impida la reanudación de las hostilidades entre las partes y facilite el retorno de refugiados y desplazados.
El Partido Popular, que comparte con el Gobierno la postura de no reconocer la independencia de Kosovo, reclamaba desde hace tiempo a la ministra que pusiera fin a esta misión. Hoy, el 'popular' Jorge Moragas ha reprochado al Gobierno su "desencuentro" con la OTAN por no haber acordado el repliegue y se ha preguntado si el presidente de EEUU, Barack Obama, interpretará esta decisión "en clave de Alianza de Civilizaciones".
La visita 'express' de Chacón se ha planificado para que tenga la menor presencia posible en la región. La ministra ha evitado volar a Pristina, la capital, como es habitual, y lo ha hecho en un Hércules a una base italiana. Desde allí, se ha desplazado a Istok en helicóptero, evitando poner un pie en suelo kosovar propiamente dicho.
Críticas de la OTAN
El secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer, ha criticado abiertamente la decision del Gobierno español de retirar su contingente en Kosovo. "No estoy contento" con la retirada porque "no se ha tomado en el seno de la OTAN", respondió a este diario el máximo representante de la Alianza, en una reunión con periodistas en Bruselas. "Primero han de darse las condiciones políticas y de seguridad para ordenar el repliegue y en el caso de Kosovo no se dan", explicó De Hoop Scheffer, quien deja el cargo tras la cumbre del 60 aniversario. "Si vamos a cambiar la misión de la KFOR, la decisión debería tomarse entre todos", añadió, aunque aclaró que es legítimo que el Gobierno español adopte esta medida.
En tono conciliador, agradeció el detalle a Carme Chacón de llamarle la víspera para anunciarle su propósito de retirar los 680 efectivos de Kosovo. Preguntado por si esos soldados deberían ir a Afganistán, De Joop Scheffer eludió pronunciarse pero insistió en que el llamamiento a ampliar con cuatro batallones, 4.000 soldados, el contingente "está dirigido a todos, sin excepción".
El secretario general de Defensa, Luis Cuesta, subrayó que pese a la retirada de Kosovo, la OTAN ha destacado a España como un "aliado sólido y leal".
Una visita complicada
Chacón había estado hasta ahora los demás contingentes en el exterior. Los de Afganistán, el Líbano y Bosnia, escasos días después de su nombramiento, en abril del año pasado, y en los meses siguientes los de Somalia y Chad. Incluso, ya había hecho segundas visitas a Afganistán y al Líbano. Kosovo, mientras tanto, había permanecido fuera de la agenda de la ministra, pese a ser el tercer contingente en el exterior más grande, sólo por detrás del Líbano y de Afganistán, y el segundo más antiguo (1999), después del de Bosnia.
Políticamente era la visita más complicada para Chacón. España es, junto a Grecia, el único país importante de la UE, de la OTAN y de la misma KFOR (nombre que recibe la fuerza de la OTAN en Kosovo) que no ha reconocido la independencia de la región, proclamada por los dirigentes kosovares en febrero de 2008. Ni lo ha hecho, ni piensa hacerlo, según dejó claro la semana pasada José Luis Rodríguez Zapatero, que aprovechó la visita a Madrid del presidente serbio para afirmar que la posición española sobre Kosovo "es la que hemos mantenido y la que mantendremos en el futuro".
España juega un papel principal en el control del descontento de la minoría serbia, dada la simpatía que esta comunidad siente hacia los españoles por su postura contraria a la independencia.
En este sentido ha subrayado que por tierras kosovares han pasado mas de 22.000 militares, que han realizado más de 52.000 patrullas, desactivado gran cantidad de explosivos y repartido más de un millón de toneladas de ayuda humanitaria entre la población.
Altos mandos creen que salir de Kosovo implicará más tropas en Afganistán
Los altos mandos militares, sorprendidos por el anuncio de la retirada completa de las tropas españolas de Kosovo, sólo encontraban una explicación a la inesperada noticia: el aumento inminente del contingente desplegado en Afganistán. Además, expresaban su desconcierto ante "las formas y el momento" elegido, apenas dos semanas antes de la celebración de la Cumbre de la OTAN en Estrasburgo.
El convencimiento de que la salida de los Balcanes llevará aparejado un aumento de fuerzas en Afganistán se extendió rápidamente por los círculos militares, pese a que el secretario de Estado para la Unión Europea, Diego López Garrido, que acompaña al presidente Zapatero en la Cumbre de la UE que se celebra en Bruselas, se apresuró a desvincular la marcha de Kosovo de un hipotético incremento de efectivos en el país asiático.
López Garrido insistió en la breve explicación que horas antes había proporcionado la titular de Defensa, Carme Chacón: "La misión está cumplida". Pese a ello, los altos militares consultados por este periódico se mostraron convencidos de un próximo refuerzo en Afganistán que, en su opinión, se produciría este mismo verano, e incluso vaticinan que el aumento podría implicar a un batallón, es decir, aproximadamente 500 hombres.
Los mandos admiten que con la decisión anunciada el jueves, el Gobierno "pone fin a la incoherencia política" que implica el no reconocimiento de la independencia de Kosovo (declarada el 17 de febrero de 2008) mientras se mantiene en el territorio un contingente de más de 600 hombres en el marco de la operación KFOR.
"La doctrina del Gobierno", recuerdan, "siempre fue la de si hay independencia, nos vamos". Después, cuando ésta se produjo, el Ejecutivo "se mostró timorato" y optó por mantener el despliegue, pero era claramente "contradictorio", añaden.
No obstante, y pese a estar conformes con el fondo de la decisión, aseguran también que "las formas, una vez más, no han sido las apropiadas". Insisten en que en el marco de la Alianza se debe ser respetuoso con el principio 'all in, all out' (todos dentro, todos fuera) sobre el que se basa la filosofía de solidaridad que cohesiona a los aliados.
Recuerdan en este sentido que, aunque España tiene "autonomía plena" para decidir la salida de una misión, deben cumplirse ciertos protocolos que pasan por comunicar y discutir con los socios el método y el momento apropiados. "No basta", aseguran, "con anticipárselo 24 horas antes al secretario general de la Alianza".
El camino adecuado implica informar al Comité Militar a fin de que los restantes países puedan preparar los operativos necesarios para cubrir el vacío que deja la retirada de un miembro.
En el caso de Kosovo esta formalidad no es baladí ya que, aunque España no participa en todas las labores de la operación -se autoexcluyó de determinados cometidos porque no reconoce la independencia del territorio-, es el séptimo país, de los 34 que participan, con más hombres desplegados.
En definitiva, las fuentes militares insisten en que lo más lógico habría sido que Zapatero esperara hasta el 3 de abril para anunciar en la OTAN su decisión. Todos los mandos dan por hecho que el presidente de EEUU, Barack Obama, aprovechará esta cumbre para insistir ante los aliados en la necesidad de redoblar esfuerzos en Afganistán.
Tadic avisa que Kosovo abre la puerta a todo separatismo
Madrid, (EFE).- El presidente de Serbia, Boris Tadic, ha advertido hoy de que si no se revoca la independencia unilateral de Kosovo y no se respeta el principio de integridad territorial de su país cualquier movimiento separatista sería capaz de constituir su propia nación.
Tadic ha avisado del "precedente sumamente peligroso" que sienta el caso de Kosovo en el transcurso de un encuentro informativo organizado por Fórum Nueva Economía en el marco de su visita de Estado a España, que hoy concluye.
El presidente serbio ha asegurado que la secesión de los kosovares, proclamada hace un año de forma unilateral, es una "excepción al derecho internacional" que viola el principio de soberanía de Serbia.
Si la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya avala la declaración unilateral de independencia, a raíz de la solicitud hecha por Serbia para ver si es legal o no, Tadic ha advertido de que "cualquier movimiento separatista sería capaz de constituir un país".
"Va a sentar un precedente sumamente peligroso para todos los países que se enfrentan a problemas similares en todas las regiones", ha afirmado.
Tadic ha añadido: "Serbia no va a tirar la toalla, pero no va a utilizar la violencia o las armas, sólo medios diplomáticos y legales".
Ha agradecido a España que se mantenga firme en su postura y sea uno de los cinco socios de la UE, con Grecia, Chipre, Eslovaquia y Rumanía, que no reconozca a Kosovo como país, como sí han hecho 54 países, entre ellos, Estados Unidos.
El presidente serbio ha reconocido que su país cometió actos "terribles" durante la guerra de los Balcanes, pero ha considerado que no pueden ser la justificación para el paso dado por Kosovo, una vez que Serbia es una democracia que respeta los derechos humanos.
Tadic ha ligado la reivindicación territorial sobre la provincia de mayoría albanesa a la aspiración de su país de entrar en la UE.
A su juicio, se trata de "dos metas interrelacionadas y estratégicas" a las que Serbia no va a renunciar.
Ha garantizado la cooperación de Serbia para detener a Ratko Mladic y Goran Hadzic, los dos últimos de los 46 presuntos criminales reclamados por el Tribunal Penal Internacional (TPI) de La Haya por su responsabilidad en la guerra de Bosnia (1992-1995).
En opinión de Tadic, Serbia ha ofrecido "todas las evidencias" posibles que prueban su colaboración con el TPI, aunque países como Holanda lo ven insuficiente para avanzar en su adhesión a la UE.
Se ha preguntado qué pasaría si Mladic y Hadzic no estuvieran en Serbia y por qué se penalizaría a Serbia cuando su arresto dependería de la Policía de otros países.
"Estamos haciendo todo lo que está en nuestras manos para encontrarlos", ha garantizado.
El jefe de Estado ha expresado su deseo de que durante la presidencia española de la UE en el primer semestre de 2010, se llegue a un "punto de no retorno" en la aspiración de Serbia de ingresar en la UE.
Tadic se ha mostrado dispuesto a estudiar la posible entrada de Serbia en la OTAN, aunque como paso previo ha ofrecido la participación del Ejército serbio en misiones de paz junto a países como España.
También ha dado su apoyo a la iniciativa de la Alianza de Civilizaciones apadrinada por España y Turquía, porque -ha argumentado- los Balcanes Occidentales representan mejor que ninguna otra región europea el espíritu de esta iniciativa.
Tadic ha respondido a las preguntas con una fuerte afonía, lo que ha hecho que su intervención inicial la leyera el ministro serbio de Comercio, Slobodan Milosavljevic.
El secretario de Estado para la UE, Diego López Garrido, quien ha intervenido antes de Tadic, ha insistido en que España seguirá apoyando a Serbia en su reclamación sobre Kosovo y en su aspiración europea al considerar que es un país clave en la estabilidad de Europa.
España y Serbia firman un Memorando de Entendimiento para reforzar la cooperación en Defensa de ambos países
Chacón anima al ministro de Defensa serbio a progresar en la integración de su país en la Unión Europea y en la Alianza Atlántica
Madrid, (Europa Press).- La ministra de Defensa, Carme Chacón, y su homólogo serbio, Dragan Sutanovac, firmaron un Memorando de Entendimiento en el ámbito de la Defensa para reforzar la cooperación entre ambos países. Este convenio tiene como objeto establecer los principios generales y los procedimientos de cooperación de interés mutuo para ambos países en materia de defensa.
Ambos mandatarios se reunieron hoy en el Ministerio de Defensa en el marco de la visita oficial a España del presidente de Serbia, Boris Tadic, y firmaron el Memorando de Entendimiento para avanzar en la colaboración de ambos países. Serbia ya ha firmado acuerdos de este tipo con otros países europeos como Reino Unido o Portugal.
La cooperación entre España y Serbia se materializará en la elaboración de planes anuales que incluirán actividades como visitas oficiales a nivel de ministros y otras autoridades civiles y militares; reuniones de trabajo; intercambio de información, experiencia y consultas; programas de formación y educación; participación en ejercicios, conferencias y seminarios; y proyectos de investigación de interés mutuo.
Durante el encuentro, ambos ministros acordaron también la puesta en marcha de intercambio de oficiales entre las respectivas Academias Militares. Este año, Serbia ya ha sido incluida como país beneficiario del Programa Español de Cooperación en materia de enseñanza militar, y Belgrado ha puesto en marcha cursos de lengua castellana para sus Fuerzas Armadas a través del Instituto Cervantes.
Asimismo, Chacón animó a su homólogo serbio a progresar en la integración de su país en la Unión Europea y en la Alianza Atlántica.
El PP pide la retirada inmediata de las tropas y funcionarios españoles de Kosovo
Madrid,(Europa Press).- El portavoz de Exteriores del PP en el Congreso, Gustavo de Arístegui, insistió en pedir al Gobierno la retirada inmediata de los soldados y funcionarios españoles en Kosovo para ser coherentes con la negativa a reconocer la independencia de la provincia serbia.
"Si no reconocemos la independencia de Kosovo no entiendo muy bien qué hacen tropas españolas garantizando esa independencia y tampoco entiendo qué hacen funcionarios españoles creando un Estado en el que no creemos. Por tanto, lo uno y lo otro tendría que ser interrumpido con carácter inmediato", declaró en la presentación del libro 'Kosovo. Las semillas del odio', del periodista Ricardo Angoso.
A juicio del diputado 'popular', el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero mantiene con respecto a Kosovo una actitud "totalmente incoherente" que resulta "inaceptable".
De Arístegui subrayó que la postura de los partidos políticos que, como PP y PSOE, se han opuesto a la declaración unilateral de independencia de Kosovo, no tiene nada que ver con ningún supuesto temor a que este caso sirva de precedente para los nacionalismos en España, sino a que se trata de una violación de la legalidad internacional.
El autor del libro explicó en la sede de las instituciones europeas en España que la idea de elaborar 'Kosovo. Las semillas del odio' nació en un viaje que hizo a la provincia serbia en 1999, tras la intervención de la OTAN. Esta organización, recordó, quería "vender la moto" a los periodistas de que iba a crear un Kosovo "multiétnico", pero pronto se dio cuenta de que hasta 60.000 serbios vivían en guetos protegidos por los países aliados.
Angoso denunció el "doble rasero" de la comunidad internacional que se ha visto en el caso de Kosovo, cuya independencia considera "irreversible" y advirtió de que se ha "abierto la caja de pandora" de futuros conflictos en Europa. Se refirió concretamente al contencioso de Chipre, con una autoproclamada república turcochipriota que la comunidad internacional no reconoce.
También participaron en la presentación del libro los embajadores de Rusia y Serbia en España, Alexander Kuznetsov y Jela Bacovic, respectivamente.
Kuznetsov arremetió contra la promoción de la independencia de Kosovo por parte de Estados Unidos al lamentar que siga vigente el "principio bárbaro" que reconoció públicamente el presidente Franklin D. Roosevelt, cuando se refirió al dictador nicaragüense Anastasio Somoza como "un hijo de puta, pero nuestro hijo de puta".
La embajadora serbia intervino para dejar claro que Serbia "nunca" renunciará a la soberanía sobre Kosovo y para ello sólo usará las vías diplomáticas y pacíficas, entre ellas el recurso al Tribunal Penal Internacional, que confía en que defina la declaración unilateral de independencia como un acto ilegal, lo que, a su juicio, permitiría volver a las negociaciones entre serbios y kosovares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.